Las Correcciones

La galería the 9.99 se complace en anunciar la próxima exhibición: “Las Correcciones”, primera muestra individual de la artista guatemalteca Diana de Solares en la galería.

 

Su exhibición en the 9.99 incluye una serie de obras creadas en 2013 y 2014. Tanto estas obras como las anteriores están informadas por el interés de la artista en la literatura. El título de la muestra se relaciona de manera indirecta con la memoria de textos leídos que reverberan en su mente hasta convertirse en títulos de exhibiciones o de las obras mismas. Con frecuencia no hay un vínculo evidentemente lógico entre ellos y las obras, porque no son descriptivos de las piezas. “Las Correcciones” es una apropiación del título de una obra del escritor norteamericano Jonathan Franzen, cuya novela The Corrections narra el drama familiar de una pareja y sus tres hijos adultos en las últimas décadas del siglo pasado. Diana asoció la frase con el nuevo trabajo precisamente por su naturaleza enigmática y ambigua. Leer, crear y pensar están íntimamente relacionados en su vida personal y profesional.

 

Las piezas que debuta en the 9.99 continúan el desenvolvimiento de su obra en general. El uso de la cinta de zapatos deportivos es el hilo conductor entre algunas piezas como Esfera (Construcción suave No. 4) (2013-2014) o Súbitamente un mundo frente al mundo comenzaría a transpirar (Construcción suave No. 3) (2013), en las cuales la artista explota las cualidades físicas del material, explorando sus posibilidades y limitaciones, de ahí que las piezas puedan verse como pintura, objeto y escultura. Estas piezas también tienen una relación directa con los textiles y por ende con lo artesanal, desde niña la artista ha tenido interés en la manualidad. También es importante enfatizar que el inicio de sus estudios universitarios está en la arquitectura y el diseño.  Todo esto sigue teniendo un lugar preponderante en su carrera profesional.

 

Los totems son una modalidad que Diana ha estado realizando en los últimos años. Están hechos con varas y trozos de mdf que se yerguen del suelo, no más altos que una persona promedio, con todas las características de una escultura en su tridimensionalidad, en su forma de habitar un espacio y cargarlo con nueva energía. Para la artista, esta relación del objeto o la pieza escultórica con el cuerpo y la mano son importantes porque el espectador no solamente contempla la obra desde afuera, sino camina dentro de este espacio. Los totems invitan a interactuar con ellos, a tocarlos, a apretar una porción de la pieza, a experimentar una hermandad, también por su fragilidad y equilibrio precario. Para Diana, resultan una metáfora del hombre en un espacio que habita a través de su corporalidad.

 

Curiosamente el totem incluido en la exhibición, Esfera (Construcción suave No. 4) no tiene forma de esfera como su título lo indica sino mas bien parece aludir a la columna infinita de Brancusi en su forma un tanto zigzagueante y vertical.  En este caso la pieza toma su nombre de la obra magna de Peter Sloterdijk, el filósofo y teórico cultural alemán. Es en  Bubbles: Spheres Volume I: Microspherology, donde Sloterdijk desarrolla su teoría de las microesferas. Según Diana, ella ve Esferas (Construcción suave No. 4) como una microesfera—en la teoría de Sloterdijk una microesfera sería el útero que protege al feto en relación a un estado o nación, con la consiguiente protección del ciudadano, que sería calificado como macroesfera.

 

La obra de Diana se inclina fuertemente hacia la abstracción, específicamente la geométrica. La cualidad de espacialidad es algo presente tanto en su trabajo bidimensional como tridimensional y las nociones de espacio y lugar lo han definido en los últimos años, llevándolo a una expresión sobria y reduccionista.  Construcción fija Nos. 1, 2, 3, 4 (todas del 2014) tienen una gran materialidad y afinidad con la arquitectura que contrasta con su apariencia sutil y frágil. Esta es la parte de la personalidad de la artista que se inclina al orden y a lo racional. Mientras que la cualidad estética y orgánica de piezas como Sin título e Implosión de la esfera (ambas de 2014) hechas con materiales orgánicos y de fuerte asociación con la naturaleza son la expresión de su parte rebelde y primitiva que la artista piensa no es necesario suprimir. En parte estas expresiones se apoyan en una economía de recursos.

 

El arte, la arquitectura, la filosofía, la literatura y el diseño aunados a su trabajo en el taller y sus recorridos por las calles y mercados confluyen con facilidad en la obra de Diana porque de acuerdo a su manera de pensar, ella no persigue el objeto terminado sino todo el conocimiento descubierto y literalmente des-velado en el proceso.

 

Nacida en Guatemala, Diana de Solares (1952) vive y trabaja en la ciudad de Guatemala. Entre sus exhibiciones individuales se encuentran: “Prótesis”, Piegatto Arte y “En tránsito”, Sol del Río Arte Contemporáneo, Guatemala (ambas 2013); “Dibujos calculados con líneas encontradas” Fase II de “El color de la sombra”, Carlos Woods Arte Antiguo y Contemporáneo, Guatemala (2008); “Aquel mundo existente”, Arte La Fábrica, Guatemala (2006); “La máscara en el sentido”, Bellagio Study and Conference Center, Bellagio, Italia; “La casa vacía”, Universidad Rafael Landívar, Guatemala (1999) y“Corazón de Tierra”, Galería El Túnel, Guatemala (1994).

 

Entre sus exhibiciones colectivas están: “Estar parado en el encuentro de dos eternidades, el pasado y el futuro que es precisamente el momento presente”; Concepción 41, Antigua Guatemala e “Y… ¿Entonces?”, The 9.99, Guatemala (ambas 2013); “Nuestro paisaje”, Centro Cultural de España, Guatemala (2009); “Ensayo”, Edge Zones, Miami (2005); “REGISTRO #2”, Sol del Río Arte Contemporáneo, Guatemala (2004); “En el filo”, Museo de Arte Moderno de Mérida “Juan Astorga Anta” Mérida, Venezuela (2003); “artISTMO”, Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), San José, Costa Rica (2002); “Contexto: Arte contemporáneo guatemalteco”, Sala Municipal de Exposiciones de la Iglesia de las Francescas, Valladolid, España y “Artistas jóvenes guatemaltecos”, Salón de la Plástica Mexicana Centro Histórico, México D.F., México (ambas en 2001);  “Arte contemporáneo guatemalteco”, Sala Juan Ismael Fuerteventura, Islas Canarias, España y “Diana de Solares y Juan Paparella”, Schneider Gallery, Chicago (ambas 2000); “1265 KM.”’ Centro Wifredo Lam, La Habana, Cuba (1998) y “Women Beyond Borders”, Santa Barbara, California (1997).

 

Ha participado en la Bienal Paiz (2014, 2010, 2008, 2000 y 1996); VII Bienal de La Habana, La Habana, Cuba (2001), III Salón internacional de estandartes, Centro Cultural Tijuana, Tijuana, México (1998); V Bienal Internacional de Pintura, Cuenca, Ecuador y Primer encuentro integracionista en el arte centroamericano, Parlamento Centroamericano, Panamá (ambas en 1996).